ZEC y Cabildo de Gran Canaria

La ZEC y el Cabildo de Gran Canaria se comprometen a trabajar de la mano para captar inversiones

Promoción

Canarias 18/12/2018.- 

El presidente de la Zona Especial Canaria (ZEC), Antonio Olivera, y el del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, mantuvieron hoy un encuentro en el que se comprometieron a trabajar de la mano en la tarea de atraer inversiones tanto foráneas como de capital isleño.

“Hemos expresado la voluntad de colaborar y contribuir al desarrollo de la economía y la sociedad grancanaria” a través de todos los departamentos insulares, en especial de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria, manifestó Morales, quien agregó que las relaciones se han intensificado para coordinarlas acciones de promoción y maximizar sus resultados.

Olivera detalló que en Gran Canaria operan en torno a 200 empresas con 2.800 empleos y una inversión comprometida de 250 millones de euros. Gran Canaria y Tenerife son las islas que más representan entre las siete, seguidas de Fuerteventura y Lanzarote.

En cuanto a los últimos años, “hemos mostrado nuestras discrepancias a la hora de entender que no se ha mantenido un exquisito equilibrio en la distribución de empresas, pero confío plenamente en la distribución equitativa en adelante porque conozco la trayectoria y talante del nuevo presidente”, apuntó Antonio Morales, quien recibió al nuevo responsable de la Zona Especial Canaria de manera oficial para repasar la colaboración que mantendrán ambas entidades tras haber coincidido en diversos actos.

Requisitos

Para ser una entidad ZEC, prosiguió Olivera, hay que desarrollar la actividad en un ámbito que ayude a diversificar la economía, es decir los que no sean los más abundantes, como alojamiento, bares y bebidas, comercio minorista o construcción. Tienen cabida actividades como tecnologías de la información, sector audiovisual, comercio mayorista, construcción especializada, energías renovables y reciclajes.

Tienen la obligación de invertir 100.000 euros y generar cinco empleados como mínimo si se implantan en Gran Canaria o Tenerife y de 50.000 y crear tres en el resto de las islas, a cambio obtienen un potente incentivo fiscal en el Impuesto de Sociedades, ya que cae del 25 al 4 por ciento destinado tanto a empresas foráneas que se implanten en Gran Canaria como a los inversores isleños.