La ZEC busca dar un efecto multiplicador al plan de reactivación de La Palma

La ZEC busca dar un efecto multiplicador al plan de reactivación de La Palma

ZEC Promoción

El presidente, Pablo Hernández, y el Consejo Rector se trasladan este lunes a Los Llanos para reflejar el compromiso de la Zona Especial para atraer a la Isla pymes innovadoras y trabajadores remotos.

Los atractivos fiscales del consorcio y la mejora de la competitividad de la “isla bonita” impulsaron este año la llegada de tres empresas tecnológicas comprometidas a invertir 3,2 millones de euros y crear 22 puestos de trabajo

El Consejo Rector de la Zona Especial Canaria (ZEC) se reúne este lunes en La Palma para apoyar el plan de reactivación de la isla. Es la primera vez que el presidente, Pablo Hernández, y el resto del órgano de gobierno del consorcio celebran una reunión en una isla no capitalina.

El objetivo es reforzar la promoción de la isla para contribuir con la ZEC a multiplicar los efectos de la reactivación de la economía palmera, generando sinergias entre la inversión pública y privada. Según detalla su presidente, Pablo Hernández, el organismo quiere atraer empresas innovadoras, emprendedores y nómadas digitales, que dinamicen la economía local en sectores con grandes perspectivas de futuro, y que, además, crean puestos de trabajo cualificado.

En el primer semestre de 2022, la ZEC facilitó la llegada a La Palma de tres pymes tecnológicas que se han comprometido a invertir en sus proyectos 3,2 millones de euros y ofertarán 22 puestos de trabajo. Una de ellas es la startup Draco Blocks, creadora de un videojuego en el metaverso (mundo virtual en el que los usuarios interactúan como en una red social). La empresa está radicada en Santa Cruz de La Palma y ha sido apadrinada por la aceleradora La Lanzadera, propiedad del presidente de Mercadona, Juan Roig.

Tras la crisis volcánica, la ZEC también impulsó el desembarco en La Palma de una compañía informática procedente de Alemania, que realiza desarrollos de inteligencia artificial, y otra de alta tecnología. Ambas se suman a un ecosistema innovador captado por el consorcio, que en 2021 estaba integrado por cerca de una veintena de pymes, que inyectaron en la isla 10 millones de euros de inversión y crearon 300
puestos de trabajo.

La pandemia del coronavirus llevó a las empresas y a los trabajadores a adoptar rápidamente nuevos comportamientos y reordenó prioridades vitales para muchos, haciendo que la flexibilidad y la calidad de vida fueran más determinantes. Una de las consecuencias de este cambio es el auge del teletrabajo o trabajo remoto. En esta nueva realidad, La Palma es un destino ideal. La ZEC quiere aprovecharlo para atraer startups tecnológicas, audiovisuales y biotecnológicas.

Además de diversificar la economía, muy anclada hasta ahora en sectores maduros como el turismo y la agricultura, las empresas que llegan con la ZEC abren la puerta a nuevas oportunidades para los jóvenes palmeros que quieran formarse y desarrollar su talento en industrias pujantes, como la de los videojuegos, que ya no necesitan estar en grandes capitales, sino que apuestan por localizaciones donde sus equipos tengan calidad de vida, como un recurso clave para captar y retener talentos.

“La Palma está en un momento decisivo para su futuro. Tanto el Gobierno central como el Ejecutivo canario, y el resto de administraciones, están impulsando planes de recuperación, ante los que la ZEC puede ser un agente multiplicador porque la isla es más competitiva que nunca”, recalca el presidente del consorcio. “En un panorama más tecnológico y digital, como el actual, la escasez de talento cualificado es un obstáculo. Por eso, las empresas buscan ser atractivas en la captación de personal y tener una oficina en un entorno privilegiado como La Palma es un diferenciador importante. Nuestro reto ahora es dar a conocer lo que somos capaces de ofrecer”, añade Pablo Hernández.

El Instituto de Astrofísica de Canarias ha dado prestigio internacional a La Palma. “Eso es innegable y es una gran ventaja, pero ahora estamos ante unas condiciones inmejorables para atraer nuevas inversiones a la isla”, asegura Hernández. En este sentido, destaca la medida aprobada semanas atrás por la ZEC, que elimina el requisito de inversión mínima inicial de 50.000 euros para las pymes que quieran acogerse a la tributación más baja de Europa en una isla no capitalina, como La Palma. “Estamos adaptando las condiciones a los nuevos tiempos y al perfil de empresas que queremos atraer, que no son intensivas en el uso del territorio, ni de los recursos naturales, ni necesitan grandes infraestructuras en las que deban invertir. Su activo principal es el talento”, subraya Hernández.

El Consejo Rector es uno de los órganos de administración de la ZEC. Su composición está regulada dentro del Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias y sus miembros son designados por el Gobierno de Canarias y el Ministerio de Hacienda entre personas de reconocida competencia en materias comerciales y de promoción económica.

En la actualidad, la presidencia la ocupa el experto en fiscalidad internacional y docente universitario Pablo Hernández. La vicepresidenta es la economista e investigadora María José Miranda. Los cinco miembros del Consejo Rector son: María Estrella Martín Domínguez (asesora fiscal), Cosme Antonio García Falcón (director de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria), Miguel Ángel Herrero Hernández (administrador financiero y tributario), Fermín Delgado (viceconsejero de Hacienda del
Gobierno de Canarias) y Almudena Estévez (economista).